top of page

#9 De coleccionista de ideas a las cuartillas

Actualizado: 13 oct 2021

Cualquier tipo de proyecto de investigación es un proceso creativo que implica necesariamente la creación de ideas como parte de su desarrollo.






No podemos escapar de esta afirmación, pues desde el nacimiento de la idea misma ya estamos inmersos en un esfuerzo mental.


Porque sí: pensar es cansado y a veces puede anular el libre ejercicio de escribir (porque deseamos que nuestros párrafos sean “perfectos”). Sin embargo, en lugar de agobiarnos por dicha “perfección”, hemos de convertir las ideas en acciones discursivas. Es decir, en líneas y párrafos de nuestro propio proyecto.

Por lo que una de las actividades recomendadas es escribir tus ideas cada que las tengas. Esto implica que utilices notas de voz, conversaciones con amigas o amigos o lleves contigo a la mano una libreta, para que cuando aparezca la inspiración la aproveches.


De este modo, después puedes procesarlas en algún documento y darles redacción tesística.


Ojo, no debemos confundir generar ideas con “sobre-almacenarlas”, en el segundo caso nos referimos a un mal hábito donde no llevamos nuestra capacidad mental al mundo del discurso.


También recuerda que no vale la pena pensar demasiado, si no va de la mano con su escritura en tu proyecto.


Así que, ahora ya lo sabes: una mente creativa que genere muchas ideas es una buena fuente para nuestra tesis, y saber llevarlas de la mente al papel nos ayuda a hacer #MasQueUnaTesis.

571 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page